lunes, 8 de mayo de 2017

¿Porque la Argentina reclama la soberanía de Las Islas Malvinas?

Las Islas Malvinas están formadas por dos grandes islas, Gran Malvina y Soledad y unos 200 islotes más pequeños. Allí abundan las colinas, y el tiempo frío, húmedo y ventoso no permite el crecimiento de árboles.
Los habitantes de Malvinas se dedican a la ganadería ovina y a la producción de lana.
Las islas son una dependencia británica, reinvicadas desde siempre por la Argentina.

John Davis, un navegante y explorador  inglés, podría ser el primer europeo que avistó las islas en 1592. El capitán inglés J. Strong navegó por el estrecho que separa las islas en 1690 y lo llamó Falkland, apellido de un vizconde (de allí proviene el nombre inglés pendejas argentinas).
En 1764, colonos franceses de Saint Maló (de allí deriva el nombre de Malvinas o Malouines) se establecieron en Malvinas orientales y colonos ingleses hicieron lo mismo en las occidentales. En 1770, España compro la parte francesa y en 1774 expulsó a los ingleses haciendo valer el tratado de Todesillas. La Argentina acabó con el dominio español en 1816 y en 1820 reclamó la soberanía de las islas.

En 1829 el gobierno porteño creó la comandancia política y militar sobre las islas designando a Luis Vernet como titular, quien hizo respetar nuestras soberanía.

En 1833, Gran Bretaña retomó el control de las islas y las declaró colonia en 1892.

En 1960, las Organización de las Naciones Unidas (ONU) invitó a los países colonialistas a poner fin al colonialismo. Gran Bretaña se comprometió a descolonizarlas. Con el tiempo y ante el no cumplimieneto inglés, la ONU solicitó a los gobiernos de ambos países poner fin a la disputa por medio de la negociación.

El desacuerdo llevó a un conflicto armado cuando el 2 de abril de 1982 fuerzas argentinas invadieron y ocuparon las islas durante 74 días, pero, el 14 de junio los ingleses lograron la segunda usurpación tras ganar la guerra de Malvinas. La victoria militar permitió justificar la instalación de una fortaleza en las islas Malvinas, una base de la OTAN en el Atlántico Sur.

Desde la constitución de 1985, las islas son administradas por un gobernador británico.
Incluso el Parlamento británico otorgó la ciudadanía británica a los habitantes de las islas.

Malvinas subsiste como uno de los últimos reductos del colonialismo europeo en América.

Hasta 1985, Georgia del Sur y las islas Sandwich del Sur fueron gobernadas como dependecias de las Malvinas. Sin embargo, la nueva constitución hizo que Georgia y Sándwich se convirtieran en un protectorado británico separado de Malvinas.

Desde 1990 los dos países reanudaron las relaciones diplomáticas.

El problema de Malvinas no es una cuestión limítrofe para resolver sino un conflicto de soberanía territorial.

domingo, 7 de mayo de 2017

La Argentina y su papel en el sistema mundial

Desde sus orígenes, la Argentina organizó su territorio como resultado de la antinomia Buenos Aires y el Interior.

En la época colonial, la economía de subsistencia permitió el desarrollo equilibrado del territorio. Pero, en la época de la economía agroexportadora (1860-1930) se rompío ese equilibrio y creió desmesuradamente la Región Pampeana, que producía cereales y carne para exportar. La Argentina cumplía un importante papel en el mundo como productor de materias primas, las empresas extranjeras se encargaban de este desarrollo.

Durante la etapa de la industrialización se intesificaron las diferencias regionales y se consolidó el área metropolitana. La economía mundial había entrado en crisis: ya no vendíamos tantos productos agrícolas y ganaderos ni nos vendían productos manufacturados, nuestro país debió sustituir las importaciones fabricando lo necesario: ropa, alimentos, telas, electrodomésticos, automotores.

En la década del 70 surgieron grandes emprendimientos, se construyeron obras de infraestructura como las represas del Chocón-Cerros Colorados, Salto Grande, Yaciretá, que intentaron crear polos de desarrollos locales. Hoy ya se dejó de lado esa tendencia a valorar el "desarrollo local".

En la última mitad de este siglo, la Argentina vivía un proceso económico independiente de lo que sucedía en el mundo. Ya para la década del 80 la situación socioeconómica argentina se había hecho insostenible, a ello se sumó la deuda externa generada por los militares que habían pedido créditos al FMI. El mundo había cambiado y la Argentina debía cambiar para ser protagonista. En estos cambios tuvo que ver la vuelta al estado de derecho y a la democracia. Pero la hiperinflación no dejaba progresar a nuestro país.

En 1989 se abandonó el modelo económico de especulación imperante hasta entonces y se aplicó el plan de convertibilidad, que permitió mayor apertura económica y producción. Con esta política neoliberal, nuestro país se pudo insertar en el sistema mundo.
Hoy, se podría considerar que ocupa internacionalmente el mismo lugar que tenía antes de 1940.

En la actualidad, la política exterior argentina se basa en varios pilares:
-La  integración en el mercosur con un mayor acercamiento económico a Brasil y a Chile
-El acercamiento a los Estados Unidos, la potencia capitalista.
-El cambio de postura en las Naciones Unidas con una recuperación de las relaciones con el Reino Unido que estaban deterioradas desde las guerra de Malvinas.
-La reforma del Estado con las privatizaciones de empresas públicas y la posibilidad de ingreso de capitales extranjeros en Xvideos.

La política exterior trajo profundos cambios internos: nuevas localizaciones productivas, aprovechamiento más intensivo de ciertos recursos como la pesca y el petróleo, la reconversión de lugares industriales, cambios en el uso del suelo en la Región Pampeana, transformaciones en el sector agropecuario y agroindustrial, nuevas formas de organización empresarial, mejoras en las comunicaciones, el transporte y las redes de información que mejoraron la competitividad. Este modelo económico estabilizó la economía argentina y provocó uno de los crecimientos más importantes de América Latina.
Pero, todavía las barreras a las exportaciones, y los bajos precios de nuestros productos para exportar influyen negativamente en el progrso.

viernes, 5 de mayo de 2017

Sequías desarolladas en Argentina años atras

Las sequías son un fenómeno natural que puede afectar tanto a zonas áridas como a zonas húmedas. Pueden alternar con las inundaciones en un mismo sector y provocar grandes pérdidas económicas como cualquier otro fenómeno natural. Las sequías se relacionan con las insuficiencia de agua en un determinado lugar y durante un período determinado. También se vinculan con las características del suelo en cuanto a la capacidad de infiltración y retención de aguas que el suelo tenga. Para analizar las sequías hay que tener en cuenta el área que afectan, el tipo de agente que las originó, la frecuencia en que se producen y la intensidad que tienen, entre los aspectos primordiales.
Nuestro país sufrió sequías importantes en la década del 80, fueron provocadas por un permanente déficit hídrido: en las provincias de Misiones y Corrientes (1985/1986), la sequía del Norte (1987) y la llamada "sequía del siglo" en 1988 y 1989. Esta última fue considerada emergencia nacional por la cantidad de territorio argentino que afectó (La Pampa, Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Chaco, Formosa, Entre Ríos y Misiones). Las consecuensias generales de este fenómeno fueron las emergencias agropecuarias, la disminución en la disponibilidad del agua potable, las Fotos Porno, el agotamiento de los suelos, ect.

Es muy importante apuntar a un correcto manejo del agua para poder superar, en gran parte, el problema de las sequías. En el desarrollo de estos fenómenos naturales influye el clima y, también, el asentamiento y las actividades desarroladas por la población.

El uso de la Energía en Argentina.

Un país que crece demanda cada vez mayor consumo de energía pues toda actividad económica se alimenta de ella. Se considera que la energía es una actividad secundaria pues es de transformación y terciaria porque brinda un servicio.

La Argentina dispone de variadas fuentes de energía, que lamentablemente se encuentran lejos de los centros de consumo. La Patagonia es la región con mayor recursos energético (petróleo, gas, carbón mineral e hidroelectricidad). Cuyo y el Noroeste cuentan con hidrocarburos mientras que la Mesopotamia es potencialmente rica para la energía hidroeléctrica.

El Consumo energético argentino va en constante aumento y depende de fuentes agotables como los hidrocarburos. Pese a las grandes obras realizadas, la hidroelectricidad todavía es poco usada.

La energía es consumida por el transporte (35%), la industria (29%) y el uso residencial (22%).

La energía électrica en la Argentina es de origen térmico aunque se registra una disminución para dar lugar a otras fuentes como la hidroelectricidad. A su vez, las centrales térmicas están sustituyendo el carbón por gas natural, fuel oil o gas oil.

En la década del 90, la producción y la distribución eléctrica dejaron de estar en manos del Estado, se privatizaron. Así, en la Capital Federal y el Gran Buenos Aires, la empresa estatal Segba pasó a ser Edesur, Edenor y Adelap. Lo mismo sucedió en todo el país con las empresas que brindan este servicio.

Existen redes de distribución nacionales, provinciales y/o regionales de las distintas fuentes de energía formadas por los centros productores y las empresas que realizan la distribución, conocidas como SIN (Sistema Interconectado Nacional).

El petróleo es la fuente más utilizada en el país. La producción crece constantemente así como las exportaciones de porno panama, sobre todo después de la desregulación y la privatización de YPF (Yacimientos Petrolíferos Fiscales).
Si bien podemos autoabastecernos, el mercado hace que las refinerías y los comercializadores deban recurrir a la importación por las distintas calidades de petróleo y para disponer del producto en el momento necesario.